17 jul. 2009

el camino de la belleza. 800 años de la orden franciscana














En 1209 San Francisco, acompañado de once seguidores, partió a Roma para pedirle al Papa Inocencio III “la aprobación de su forma de vida”. Este aceptó y fue entonces cuando nació la Orden Franciscana.

Los franciscanos llegaron a Nueva España en 1524, al puerto de San Juan de Ulúa, con la intención de evangelizar a los nativos. El cúmulo de obra artística que desde entonces crearon se presenta en El camino de la belleza. 800 años de la Orden Franciscana, muestra que congrega obra de los museos Amparo, de la Universidad de Puebla, de la Casa de la Bola, así como de los conventos de San Gabriel de Cholula, San Francisco de Puebla, la Catedral de Tula y la Basílica de Guadalupe, entre otros.






En esta exposición, la belleza se pone de manifiesto en las obras y ornamentos religiosos. Piezas nunca antes reunidas en un solo espacio, como cuadros de Miguel Cabrera, libros corales, miniaturas del catecismo y un facsímil del códice Florentino, del siglo XXX, por mencionar algunos.

El arte como refuerzo doctrinal fue uno de los medios utilizados por los religiosos para la enseñanza de la población indígena. Muestra de esto es la magnífica producción de pintura mural en los conventos agustinos, dominicos y franciscanos.

La elaboración de dibujos con temas bíblicos, cristológicos y marianos, llevada a cabo por manos indígenas bajo la dirección de los monjes, constituye una rica fuente documental que motiva a estudiar y conocer su significado y origen iconográfico.

La muestra está distribuida en tres secciones. En la primer parte, se da una explicación de quién fue San Francisco y el por qué de la fundación de su orden. En la segunda sección, se habla sobre algunos de los personajes más destacados de la orden.


Aquí, el público observa cómo es la vida de retiro en el claustro, cuáles han sido los servicios prestados a los más necesitados y cuál ha sido la actividad intelectual de los franciscanos en los grandes centros de estudio de personajes como Clara de Asís, conciudadana y contemporánea de san Francisco, San Antonio de Papua o Fray Nicolás de Lira, cuya obra Postillae perpetuae in universam sacram scripturam (Acotaciones Perpetuas a Toda la Sagrada Escritura) ejerció gran influencia en su tiempo y también en el siglo siguiente.


















En la tercera parte de la exposición, se presenta la obra de los frailes que llegaron a la Nueva España, hoy México, con la intención de convertir a los indígenas a la fe cristiana; destacando figuras como la de Pedro de Gante y Juan de Zumárraga –gran humanista, defensor de los indígenas, introductor de la imprenta y primer arzobispo de México– así como la de Bernardino de Sahagún, pionero de la Etnología en el Nuevo Mundo, cuya obra Historia General de las Cosas de la Nueva España sigue siendo fuente de información sobre la cultura náhuatl, además fue uno de los principales maestros en el Real Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco.




























































































Horario:
Martes a domingo de 10:00 a 17:00 horas

Biblioteca:
Martes a viernes de 10:00 a 17:00 horas
Sabados y Domingos de 10:00 a 17:00 horas, únicamente como sala de exhibición.

Tarifa:
Admisión general $45.00
Estudiantes y maestros $25.00
Entrada gratuita a miembros del ICOM, afiliados, adultos mayores de 60 años
y niños menores de 12 años

Dirección:
Hidalgo 45. Centro Histórico
México D.F. 06300
Tel. 5518.2266 ext. 251, 254
Estacionamiento propio anexo al museo
Metros: Bellas Artes e Hidalgo

video